La Bruja incomprendida. Segunda parte.

Continuamos con la segunda parte de la biografía de Yoko Ono, la figura que siempre será controversial en muchos aspectos o la odian o la admiran, con ella no hay medias tintas, pasará a la historia como la celebridad más absurdamente rechazada de la cultura pop, cual bruja en tiempos de Salem; desconocida como artista y su obra conceptual que también de la misma forma es incomprendida. Bien pues sigamos…

YOKO Y JOHN

No podemos ubicar a Yoko Ono sin relacionarla con John Lennon, estos dos nacieron para estar juntos, su amor rebasó los límites y se convirtieron en iconos de la cultura pop.  Recordemos que para entonces Yoko no conocía a Lennon hasta aquel día en el año de 1966, en una exposición realizada por ella misma llamada exactamente así “1966”, desde aquel entonces Yoko creaba su arte conceptual y se movía en círculos muy pequeños de intelectuales donde ya se había hecho de un nombre, alejada del arte pop, de la prensa y las masas.  John Lennon al contrario era el ídolo pop del momento muy querido por miles de jóvenes y adolescentes que vieron en The Beatles a esos ídolos que daban voz a esa generación. 

Lennon estaba casado con Cinthia con quien tuvo un hijo al que llamaron Julian sin embargo esta unión sería desafortunada ya que la diferencia de intereses era abismal, mientras que Yoko había estado casada y estaba en su segundo matrimonio con Tony Cox, con el cual había tenido una hija llamada Kioko.

Cuando se conocieron la conexión que se dio entre ellos fue electrizante y John se convirtió en su patrocinador y promotor, muchos fanáticos rechazaron esa relación; esperaron que ese romance fuera pasajero, pero al contrario de lo esperado John empezó a participar en el arte conceptual de Yoko como en la obra; “Yoko y Yo”.

Para ese entonces Lennon seguía siendo el líder de la banda The Beatles aunque ésta ya venía manifestando discrepancias entre los integrantes, mucho cansancio, desacuerdos artísticos y disgustos irreconciliables que venían debilitando la unión del grupo desde tiempo atrás. Yoko simplemente hizo acto de presencia en la vida de John que fue benéfica para ambos, pero muy incómoda para el grupo ya que su presencia exasperaba a los otros tres integrantes que no entendían que hacía esta mujer en las sesiones creativas del grupo que pasaba por un muy mal momento; eso fue suficiente para que los fans culparan a Yoko del rompimiento de la banda, y como la misma Yoko dijo:

“YO NO SEPARE A THE BEATLES ELLOS YA ESTABAN SEPARADOS DESDE ANTES”. (Yoko Ono).

Otra cuestión que los fans achacaran a Yoko fue el rompimiento del matrimonio de John; la situación es que Cinthia la esposa, era el tipo de mujer común con ideales simples sin ninguna pretensión de ninguna índole, y John era todo lo contrario los que somos fans de Lennon lo sabemos.

La prensa inglesa rechazó de inmediato a Yoko, no era la “rubia curvilínea” y sumisa que la gente esperaba del brazo de John; la catalogaron de mujer astuta, oportunista y manipuladora; además John era casado (¡Uy! que tremendo desacato). 

“John y yo nunca nos imaginamos que el mundo se iba a molestar tanto, estábamos tan metidos el uno con el otro”.  (Yoko Ono).

Yoko y John juntos no tenían límites, pensaban que tenían mucho en común y que estaban armonizados en la misma sintonía.

En 1968 Lennon deja a Cinthia con quien tenía 6 años de casado y a su hijo Julian de tan solo 5 años, argumentando que Yoko era el amor de su vida. En tanto a Yoko también había dejado libre a su esposo así que dedicó toda su atención a John. Pero no estaban preparados para el repudio de su relación por parte de los admiradores.

John y Cinthia Lennon, Tony, Yoko y Kioko Cox

“John era como un héroe y parece que pensaron que se los había quitado, estaban muy molestos”. (Yoko Ono).

En 1968 Yoko y John sacaron su primer álbum juntos, “2 Vírgenes”  una colección de sonidos grabados en la casa de Lennon en la noche en la que hicieron el amor por primera vez.

En el disco aparecen los dos desnudos sin nada que ocultar. Todo un sacrilegio para la sociedad Británica de entonces, descabellado e inmoral.

“Somos un solo cuerpo pero por comodidad tenemos 2 cuerpos para poder pelear o no pelear, ¿entienden? Para que halla dialogo debe haber 2 cuerpos un YING y un YANG”. (Yoko Ono).

La prensa enloqueció, las tiendas rechazaron vender y tocar el álbum y las autoridades que hasta ese momento se habían hecho de la vista gorda con los desmanes de otros grupos rockeros, decidieron darles, una lección a la escandalosa pareja. (Hipocresía pura a todo lo que da).

El 18 de Octubre de 1968 la policía invadió la casa de John y Yoko para arrestarlos por posesión de marihuana; cuando los detuvieron Yoko estaba embarazada, resultado de la sesión del álbum “2 Vírgenes”; John en su afán de protegerlos de la tensión de un juicio, a ella y a su hijo aun no nacido, se declara culpable, sin percatarse de que ese gesto le causaría muchos problemas con migración a lo largo de 7 años, amenazando la fuerte unión de la pareja con una separación, si deportaban a John a su país  origen.

Pero por el momento ambos esperaban impacientes la llegada de su hijo grabando los latidos de su corazón. Por desgracia Yoko perdió al bebé por lo que John quedo muy triste a lado de ella en el hospital durmiendo en el piso, hasta que se recuperase.

Después de la indagación pública por la relación entre Yoko y John, el intento de desacreditarlos por posesión de drogas y el episodio doloroso por el embarazo fallido pareciera que en lugar de separarlos los estaba uniendo más.

Y un día en la bruma primaveral de la Isla británica de Gibraltar en 1969  Yoko y John  hicieron sus votos de matrimonio; la segunda vez para John y la tercera para Yoko.

A diferencia de otros momentos de su vida este acto no se llevó a cabo frente a la prensa, ni cámaras, ni muchedumbre, sólo unas fotografías fueron los documentos que avalaron este hecho.

Pero después de este evento los fotógrafos les siguieron los pasos muy de cerca.

LA ENCAMADA POR LA PAZ

Fue entonces que se les ocurrió usar a los medios siempre presentes para hacer de su luna de miel  un suceso público y una confirmación de amor.

Siendo jóvenes los dos habían visto los horrores de la guerra y el aumento de la mortandad en Vietnam acosando a una nueva generación de niños, por lo que se sintieron obligados a hacer una campaña activa por la paz.

Sabiendo que todo lo que hacían era noticia, John y Yoko viajaron Montreal con Kioko, la hija de Yoko. Ocuparon una habitación la 1742 del hotel Reina Isabel y empezaron su más extraordinario evento, una luna de miel pública de 7 días que se llegó a conocer como la encamada por la Paz.

La prensa llego en camiones queriendo ver a Yoko y John desnudos haciendo el amor ante las cámaras (bola de morbosos); sin embargo Yoko y John usaron un debate para decirles que el amor y la paz eran mejores alternativas para nuestra sociedad violenta.

“Fue muy audaz, pensamos que era el modo de poder comunicarles nuestro mensaje respeto y paz esas cosas. Éramos tan parecidos y a demás como éramos dos se hizo más fácil”. (Yoko Ono).

El mensaje era claro, “denle oportunidad a la paz”, pero algunos llegaron buscando pelea.

Yoko y John se habían convertido en un símbolo dentro de un movimiento de paz y a menudo les pedían consejo siendo una época de mucho violento alboroto.

Yoko creía fervientemente que la paz es el estado de individuos libres eligiendo no actuar con violencia”.

Como regalo para el mundo montaron una campaña con carteles que declaraban: “La guerra a terminado si tu quieres”.

Aunque nadie podía disputar el mensaje, los admiradores de The Beatles estaban convencidos de que Yoko les había cambiado a su ídolo, aquel John Lennon que cantaba “quiero tomar tu mano” , en alguien que ya no conocían ni entendían.

Pero para Yoko y John era la época donde se sentían más unidos y creativos.

Lennon había dejado de grabar las canciones de The Beatles que querían los admiradores, y Yoko se preocupaba por producir una serie de películas Avant garde que desafiaban todo lo convencional.

“Sonrisa de John en 50 minutos”, Traseros: un estudio de 165 traseros desnudos”

“Mosca: un insecto explorando el cuerpo desnudo de una mujer”.

Había un sentido del humor en sus películas, contrastando con la suerte de la pareja al perder una demanda judicial por la custodia de Kioko, lo cual los desanimo terriblemente, deseaban tanto tener un hijo, pero eso era casi una quimera, ya que en otro intento por quedar embarazada perdió al bebé por segunda vez, esto fue demasiado, algo insoportable para los dos que se sentían destrozados.

Yoko nunca dejó de buscar a Kioko pero ésta y su padre habían desaparecido en E.U. Aunque ella contrató investigadores ellos se habían esfumado.

Como muchos en los años 60´s Yoko y John usaron heroína para eludir el dolor emocional causado por las diferentes pérdidas, para dos sobrevivientes como ellos, pero eso no era una solución era un callejón sin salida, un falso atajo. Cuando tomaron la decisión de dejar su adicción, tuvieron que confiar en su mutuo amor y apoyo sin ayuda exterior.

Ya la idea de The Beatles, cuatro jóvenes alegres resultaba anticuada para John que vio el final de los años 60´s como un principio para algo nuevo y dedicarse a Yoko, a su arte avant  garde y la música que ambos querían hacer.

Más que el final de The Beatles era el final de una década. Yoko y John pasaron a los inicios de los 70´s como The plastic ono band; se presentaban en conciertos pro-causas radicales y entrevistas normales, se mudaron a Nueva York, una ciudad a la cual querían mucho, pero para poder quedarse ahí John necesitaba su Green Card; la tarjeta de residencia permanente en Estados Unidos del departamento de migración.

John Lennon y Plastic Ono Band

El tema del estado de migración de Lennon llegó hasta las esferas mas altas de la administración de Richard Nixon y la Casa Blanca de los Estados Unidos, por lo que Nixon hizo lo que en sus manos pudo para deportar a John.

Es increíble pensar que era una época en donde la administración de la Casa Blanca creyera que Yoko y John fueran una fuerza destructiva para los intereses del gobierno en turno y entonces se tomaron medidas para tenerlos vigilados todo el tiempo.

Se dedicaron a seguirlos e intervenir sus teléfonos, los consideraron como peligrosos. Todo esto ha salido a la luz con documentos desclasificados por el FBI.

Yoko y John fueron tratados como enemigos públicos y el clima de sospecha y confinamiento que el gobierno de E.U. les había impuesto empezó ha tener un efecto negativo en la relación entre ellos dos. Hasta ese momento habían visto su matrimonio como un lugar a salvo del medio exterior, pero esto había cambiado.

Y en 1973 habiendo estado 7 años casados se separan, Yoko pensó que era buena idea alejarse un tiempo, darle su libertad, pensaba que John necesitaba esa clase de independencia y supuso que si ella se lo impedía él lo tomaría a mal y crearía un rompimiento definitivo.

En ese tiempo Yoko era muy creativa y se aferró a su arte para hacer frente a sus nuevos problemas, de ninguna manera era la mujer frágil y depresiva.  

Sin embargo, John no pudo estar lejos de Yoko y apeló a sus amigos de entonces para que lo ayudaran, fue Elton John quien lo apoyó invitándolo a participar en uno de sus conciertos y se las arregló para que Yoko también fuera, entonces fue entre vestidores que se vieron y renació otra vez el amor que siempre habían mantenido, se miraron y en ese momento concluyó la separación para quedar juntos otra vez.

Por mucho tiempo parecía que Yoko no podría tener otro hijo y entonces fueron haber a un medico chino que les dijo “si pueden tener hijos” y los dos se sometieron a una dieta específica donde le prohibió sustancias toxicas entre otras cosas e hicieron todo lo que se les indicó al pie de la letra y entonces nació Sean Lennon.

Lennon tendría 35 años y Yoko 42 años; Richar Nixon renunció envuelto en escándalos y John obtuvo su permiso de residencia en E.U. Ambos se retiraron de la vida pública e hicieron su nuevo hogar en los departamentos exclusivos del edificio Dakota en Manhattan.

Fueron una de las parejas mas conocidas por invertir los roles tradicionales, ella se dedicaba a los negocios cuadruplicando las ganancias y él a cuidar a su hijo, mientras aprendía a hornear pan casero, convirtiéndose en un padre amoroso.

Después de 5 años estaban listos para regresar a los estudios y grabar, decidieron hacer un álbum donde pudieran mostrar su amor y el amor a su hijo, lo llamarían doble fantasía.

Su futuro era maravilloso estaban decididos a que nada les impediría ser felices y separarlos nunca más.

Un lunes decembrino de 1980 se pasaron del día a la noche grabando temas para su nuevo álbum y a las 22:49 llegando a su domicilio antes de subir y darle las buenas noches a su hijo, saludaron a sus admiradores que siempre les esperaban afuera del edificio Dakota; una voz grita ¡Sr. Lennon!; al volverse para ver quien lo llamaba se escucharon las detonaciones de 5 disparos de un revolver  calibre 38.

John Lennon de 40 años estaba muerto ante la mirada incrédula de Yoko Ono en estado de shock aterrada, había perdido a su esposo y padre de su hijo.

Imágenes del asesinato de John Lennon

En los días siguientes ella pensaba como iba a sobrevivir sin él; un oficial le entrego dos objetos del momento fatídico, unas gafas con sangre de John y un cassette; era la grabación de Yoko que Lennon soltó en el momento de los impactos.

“Tenia que ser fuerte por Sean, e estado probablemente en situaciones diferentes de dificultad, y eso me ayudo para no enloquecer”. (Yoko Ono).

Por un largo tiempo solo podía llorar, no había conversaciones ni proyectos nada de eso, solamente angustia, sentimiento que solo conocen las viudas o personas que han perdido a un ser querido. Ringo Star viajó a Nueva York y se presentó con mucho amor y compasión en el corazón, miró a Yoko y le dijo “sé exactamente cómo te sientes”, ella contesto No, no sabes.

Pasó en grado máximo de ser vilipendiada a alguien que habría recibido en cierta medida el cariño y aceptación pública, fue un precio muy alto. ¿No creen? para que de pronto la gente sintiera empatía y cambiara de opinión por un fugaz momento.

Yoko no quería un funeral ni acto público, ella quería celebrar la vida de John como un tributo viviente en el parque central frente al edificio Dakota, un lugar donde la gente pudiera estar en paz, orar, o simplemente estar para relajarse y disfrutar.

“Siempre pensé que el dolor de la perdida de John desaparecería algún día, nunca pensé que seguiría conmigo”. (Yoko Ono).

Publicación #14

Escrito por Guimelen

Si te gustó da un clic en el icono del facebook y compártelo.

Indice temático:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s