Manzanas que hicieron historia

La fascinación por la manzana, el enigma de esta especial, dulce, nutritiva y antioxidante fruta que se centra como elemento literario y artístico en la incipiente imaginación del colectivo cultural, desde la tradición hebrea hasta a la Grecia clásica y más, mucho más.  

La predilección ante otras frutas aromáticas azucaradas y coloridas resulta singular y hasta asombrosa, porque como ninguna ha pasado a la historia en su papel protagónico, en mano de ciertos personajes en situaciones determinadas; inspiradora, provocadora evocadora; simbolizando discordia, y hasta pecado; signo de belleza y fertilidad, incluso en publicidad ha sido medio de algunas empresas que son reconocidas por su logo, The Beatles sabían de su magnetismo y Steve Jobs lo confirmó; sin duda la manzana se ha insertado en la mente de la gente como “El icono” por excelencia.

Que me dicen del frutero con manzanas de cera o el típico bodegón que cuelga en la pared, porque no estoy hablando de las manzanas del refrigerador, estoy segura que en muchos hogares en algún momento han tenido un cuadro o al menos un calendario con la imagen, o tal vez un cromo de Martha Chapa (pintora y gastrónoma mexicana); ya que también la manzana es objeto decorativo y artístico, pero no solo eso, claro que no, en el librero debe haber un texto que contenga algún cuento alusivo, o leyenda clásica, un poemario de Pablo Neruda o que tal una Biblia.

Oda a la Manzana de Pablo Neruda

ADAN, EVA Y LA MANZANA EN EL PECADO ORIGINAL

El evento más famoso donde se sitúa a la manzana como parte fundamental de donde inicia su protagonismo, es en el Génesis de la Biblia.

La convicción sobre lo que dictan las llamadas “sagradas escrituras”; es sin más, solamente un acto de fe ciega aplicado en cualquier religión; y con respecto a la historia inicial de Adán y Eva se produjo un error de interpretación, que va más allá de cualquier creencia. Nunca existió una manzana como “fruto prohibido”.

Para la fe judeocristiana y musulmana, según la Biblia y el Corán; los auténticos “best seller” de todos los tiempos (los libros más leídos), describen en forma simplista sin más explicación; que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos sobre la Tierra. Irónicamente la ciencia se refiere metafóricamente, al ancestro más antiguo geneticamente hablando, como “Eva mitocondrial” y su homólogo, Adán de cromosoma “Y”, poseedores del genoma constituyente del homo sapiens.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra.

Al Dios de la Biblia le gustaba poner a prueba a sus “hijos”, por lo que que decidió comprobar la fidelidad y obediencia de ambos; así que les dijo advirtiendo que comieran de todos los frutos de los árboles del Paraíso excepto de uno; es aquí cuando se presenta el simbólico personaje de la serpiente, que representa el mal, engañando a Eva, incitándola a la tentación, quien acaba comiendo del fruto prohibido: una manzana. Luego Eva la comparte a Adán, y como resultado de esa “mala” decisión, los dos terminan siendo expulsados del Paraíso, acto conocido en la doctrina cristiana como el “Pecado original“.

Más o menos eso nos suena conocido, excepto que no es precisamente así; resulta que el Génesis jamás nombra una manzana, simplemente se refiere a “la fruta”. Entonces, ¿Quién se inventó todo?

En el siglo IV d. C. En Roma, el papa Dámaso I, ordena a Jerónimo de Estridón; su principal erudito de las escrituras, traducir la Biblia hebrea original, al latín. Un titánico proyecto que le llevó a Jerónimo poco más de 15 años, resultando la famosísima Vulgata canónica. Escrita en latín común, hablado y entendido para el pueblo, aunque había un pequeño gran detalle; Jerónimo no dominaba el hebreo. Por lo que algunas palabras fueron malinterpretadas y confundidas, siendo el más destacado de los errores el que tenía que ver entre el sustantivo mālus (manzano) y el adjetivo malus (mal).

Originalmente en el Génesis dice:

lignus scientiae boni et mali (“Dios indica a Adán y Eva que no deberán comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal”).

Jerónimo utilizó erróneamente el término “mal” por “manzana”, dando una nueva versión de la Biblia ignorando las escrituras originales hebreas quedando así; además, en el texto hebreo se usa el término genérico, “peri”, para la fruta que cuelga del Árbol del conocimiento del Bien y del Mal por lo que no especifica realmente el tipo de fruto, complicando las cosas. Lo que explica la razón por la que el fresco de la Capilla Sixtina de Miguel Ángel tenga una serpiente enrollada alrededor de una higuera y no de un manzano.

Y hablando de arte; la manzana comenzó a dominar este rubro en las obras, y de las pinturas pasó a formar parte del imaginario común, siendo probablemente el Renacimiento el momento que más influyó en la imagen definitiva de ese “fruto prohibido”; una manzana.

LA MANZANA DE LA DISCORDIA

La expresión ‘Ser la manzana de la discordia’ se utiliza para señalar a alguien que provoca intencionalmente, que haya disputas, desavenencias y discrepancia de opiniones dentro de un grupo, lugar…

Dicha expresión tiene su origen en la mitología griega que cuenta que:

Durante celebración de la boda de Peleo y Tetis los padres de Aquiles (antes de que Aquiles naciera no piensen mal) hizo acto de presencia Eris; la diosa de la discordia y desavenías, sin haber sido invitada a tan magno evento, con la premeditada intención de provocar un conflicto entre los reunidos.

Traía consigo una manzana de oro, la cual lanzó a los pies de las diosas Afrodita, Atenea y Hera. La manzana llevaba una inscripción que indicaba que era para la mujer más hermosa, algo que motivó que las tres deidades discutiesen entre ellas sobre a quién le correspondía quedársela.

Para moderar el conflicto ocasionado por Eris, se delegó al joven Paris la tarea de elegir a la más bella de las tres y por ende la poseedora del fruto dorado.

Tras la difícil decisión del juez entre los intentos de soborno por parte de las diosas, con promesas de diferente índole según su poder a cambio de ser la elegida. Paris ofreció la manzana de oro a Afrodita (quien le había prometido el amor de Helena de Esparta, esposa del rey Melenao).

El joven convencido por las palabras de la diosa terminó secuestrando a Helena, lo que dio lugar a la conocida “Guerra de Troya”.

GUILLERMO TELL Y LA MANZANA

Guillermo Tell es un personaje de leyenda del siglo XIV, época en la que los suizos luchaban por su independencia del Imperio alemán.

En la leyenda Guillermo Tell; es un rebelde precursor de la rebelión y la manzana es un elemento referente a una acción descrita, derivada del autoritarismo del imperio. Si quieres saber la entretenida historia te invito a ver el post “Overtura a Guillermo Tell”, no sin antes terminar de leer lo que sigue sobre la manzana que esta muy interesante.

ISAAC NEWTON Y LA MANZANA

Es muy conocida la historia del joven científico; Isaac Newton sentado bajo la sombra un manzano, siendo golpeado al momento en que uno de los frutos del árbol cayó sobre su cabeza, sirviéndole de inspiración al genio cual epifanía que cambiara la historia de la física y la comprensión del universo para siempre.

Tal vez la anécdota no haya sido tal como se cuenta. Según su biógrafo William Stukeley, quien relata en un manuscrito, que el propio Newton poco antes de su muerte en 1727 le confesó que se hizo muchas preguntas luego de observar las caídas de las manzanas, por lo que la imagen que tenemos de una manzana golpeando su cráneo nunca pasó, si no que fue el producto de la insistente observación de ese hecho natural, que lo llevó a desarrollar lo que conoceríamos, años después, como la ley de la gravitación universal, publicada en 1687 en la obra titulada “Principia”. convirtiéndose en uno de los científicos más importantes de la historia de la humanidad.  

“La historia fue cierta, pero digamos que se le mejoró la narración. La historia de la manzana encaja con la idea de que un objeto con forma de la Tierra sea atraído por la Tierra. También tenía una resonancia con el relato bíblico del árbol del conocimiento, y se sabe que Newton tenía puntos de vista religiosos extremos”, opina Keith Moore, jefe del archivo de la Royal Society.

Como dato curioso; el árbol manzano de Newton, que se volvió toda una celebridad al saberse el relato, fue plantado aproximadamente en 1650 en la casa del científico, en Woolsthorpe, para 1816 el ejemplar sufrió un colapso parcial debido a una tormenta, miles de personas quisieron un recuerdo de este, por lo que esta madera sirvió para hacer souvenirs y se aprovechó también para plantar otros ‘árboles de Newton’, que fueron solicitados en muchas partes del mundo.

Los clones del famoso manzano están repartidos en los cinco continentes, principalmente en los centros de investigación científica y campus universitarios, a modo de fuente de inspiración para los estudiosos para que continúe la capacidad de asombro por la naturaleza y sus leyes.

NUEVA YORK LA GRAN MANZANA

Siempre me pregunte por qué se le dice “La Gran Manzana” a la espectacular ciudad cosmopolita de Nueva York, tan importante mundialmente en lo económico y cultural.

Un cronista deportivo de inicio de los años 20 del siglo pasado llamado John J. Fitz Gerald, escribió en su columna hípica: “La Gran Manzana. El sueño de todo chico que haya montado un purasangre, y el objetivo de todo jinete. Sólo existe una Gran Manzana y es Nueva York“. El sobrenombre de la ciudad se hizo muy popular. Pero la idea fue tomada de los mozos de cuadra en el hipódromo de Nueva Orleáns, para referirse al gran hipódromo de Nueva York.

La jerga The Big Apple o la Gran Manzana, tiene su origen entre los músicos afroamericanos del jazz que sustituyeron la palabra “city”; ciudad por “Apple”; manzana. Por lo que clasificaban las urbes donde tocaban en “little apples”; manzanas pequeñas, “big apples”; grandes manzanas y “rotten apples”, manzanas podridas.

Siendo, Chicago y Orleans manzanas grandes, pero sólo Nueva York recibió la distinción de Gran Manzana, remarcando el “Gran” como título supremo; debido a que ahí se encontraban los mejores clubes de jazz, a los que acudía un notable público de oído exigente.

Más allá del ambiente jazzista y de la propia urbe, la expresión se popularizó a nivel mundial, siendo conocida la ciudad por su apodo de Gran Manzana; de donde surgió en los años 30 un baile con ese nombre en su honor.

BLANCA NIEVES LA BRUJA Y LA MANZANA

“…La madrastra preguntaba a su espejo mágico y éste respondía: Tú eres, oh reina, la más hermosa de todas las mujeres. Y fueron pasando los años. Un día la reina preguntó como siempre a su espejo mágico: ¿Quién es la más bella? Pero esta vez el espejo contestó: La más bella es Blancanieves”.

Quien no conoce los cuentos de hadas, la historia de Blancanieves después de la cenicienta es la más representativa, la típica historia de la princesa en apuros, la adolescente esperanzada de ser rescatada por su príncipe, la imagen de la mujer indefensa que siempre nos quisieron vender, no eres princesa si no eres bella, joven, delicada e inútil (entre otras obsesiones y patologías). La manzana es un símbolo clave en este cuento porque es alusiva a la juventud y la belleza, pero también representa al lado oscuro de su némesis; la madrastra, el color rojo tiene que ver con los instintos más primitivos, la envidia, por ejemplo.

“…Furiosa y vengativa como era, la cruel madrastra se disfrazó de inocente viejecita y partió hacia la casita del bosque… La malvada reina ofreció a la niña una manzana envenenada y cuando Blancanieves dio el primer bocado, cayó desmayada…”

Entonces no es una casualidad la presencia de este conceptual fruto, es en definitiva deliberado en su intento por transmitir ciertas moralejas del folclor europeo.

Las manzanas se cultivan en ambientes generalmente fríos por lo que como ingrediente gastronómico es esencial en el continente europeo, razón por la cual conforman buena parte de su cultura, todos esos cuentos fueron recopilados por los Hermanos Jacob Grimm y Wilhelm Grimm filólogos, investigadores culturales, alemanes.

RENE MAGRITTE Y LA PARADOJA DE SUS MANZANAS

Existe una categoría paralela de la corriente del surrealismo pictórico que se denomina realismo mágico; uno de sus máximos representantes es René François-Ghislain Magritte (1898 – 1967) nacido en Bélgica; aunque desde luego su obra es tan singular que no merece ser encasillado en un “ismo” la obra de Magritte es el estilo Magritte.

A grandes rasgos las pinturas de Magritte son una paradoja; que ponen en cuestión el objeto representado dentro de la misma pintura que está en cuestión: 

Ante el espectador hay un cuarto con una ventana al lado izquierdo y una enorme MANZANA VERDE; la manzana está ahí para mostrar como el espectador es desplazado. La paradoja está en si la manzana que ocupa toda la habitación es una negación de sí misma o de la habitación.

Ahora bien, uno de los enigmas de las manzanas del artista es que casi siempre son verdes, nadie sabe a exactitud que pretendía con eso, las conjeturas van de la idea de que tal vez quería oponerse a la tradición del concepto bíblico sobre la tentación, pasión, conocimiento y pecado o era un guiño del bodegón; “Cesto de manzanas” del pintor francés Paul Cezanne, porque Magritte quería romper con la idea de que la pintura debe ser lo más cercano a la realidad, como sucede en la representación de los bodegones; o tal vez simplemente le gustaban más las verdes por su sabor agridulce o le gustaba más el color verde. ¿Y tú, qué crees?

ALAN TURING Y LA MANZANA

Actualmente la tecnología es parte de la vida cotidiana, por lo que nos es familiar todo lo relacionado con las marcas de productos como: el logo de Apple de la compañía de la que fuera fundador Steve Jobs; la inconfundible manzana mordida; de las laptops, iPads, iPods, iPhones, etc. Pero lo interesante del diseño es la leyenda urbana que hay detrás.

Se dice que es un homenaje al padre de la informática Alan Turing, criptógrafo, matemático y científico, reconocido por su invento “La máquina de Turing”, que en realidad es un dispositivo hipotético, que simula el comportamiento de cualquier tipo de ordenador, que es la base del funcionamiento de todas las computadoras actuales. Alan era un inglés en tiempos de la Segunda Guerra Mundial, que participó descifrando códigos nazis, por lo que tuvo acceso a información clasificada de las fuerzas armadas inglesas. Cuando termina la guerra el gobierno lo mantiene vigilado, por lo que descubrieron algo que resultaba muy incómodo para la sociedad de aquel entonces, Alan era homosexual y eso era considerado un delito por lo que fue condenado a la castración química para evitar su encarcelamiento; esto lo llevó al deterioro físico y psicológico terminando con su carrera científica. Teniendo 42 años de edad un 7 de junio de 1954 muere envenenado después de haber mordido una manzana inyectada con cianuro. Oficialmente el acta declara suicidio, pero algunos creen su muerte fue intencionada, mientras la señora Turing madre de Alan niega todo y atribuye la causa a una ingestión accidental provocada por la falta de precauciones en el manejo de sustancias químicas de su laboratorio.

THE BEATLES Y LA MANZANA (APPLE INC.)

No podemos dejar afuera una de las manzanas más icónicas dentro del mundo musical. Apple Corps y su famosa manzana como sello discográfico que lo caracterizó desde 1968. La imagen de una manzana Grany Smith partida por la mitad verticalmente, la imagen de la manzana entera para el lado A en los discos de Vynilo y la mitad para el lado B.

Una de las primeras opciones de APPLE, este gráfico se encuentra en el museo The Beatles

The Beatles fundaron Apple Corps conocida a secas como Apple, la compañía se dedicaba a la publicidad de ropa, películas y obviamente a la música.

La manzana sería el rasgo característica de cualquier artículo que The Beatles sacaran a la venta; subvenirs y discografia. Apple Corps es la imagen de los cuatro fabulosos y como representantes de John y de Geroge quedaron sus respectivas esposas Yoko y Olivia.

Un interesante momento en la vida de esta manzana fue cuando se dieron cuenta, que había otra manzana haciéndole sombra. Sí la famosa manzana de Steve Jobs. Se enfrascaron en un confrontamiento por el derecho de la palabra Apple; siendo Apple Corps de The Beatles beneficiada, al final con el pago de 80,000.00 dolares Como condición del acuerdo, Apple Computer acepto no entrar al negocio de la música, y Apple Corps acepto no entrar al negocio de las computadoras, después de muchas negociaciones, contratos y acuerdos futuros entre las dos corporaciones de lo cual Steve Jobs dijo.

“Amamos a los Beatles, y fue muy doloroso estar en desacuerdo con ellos sobre los derechos de marca. Se siente genial poder resolver este problema de una manera positiva, y de alguna manera eliminar posibles desacuerdos en el futuro.”

Publicación #18

Escrito por Guimelene

Publicaciones recientes:

Indice por categoría temática:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s