LA BRUJA INCOMPRENDIDA 1° PARTE

Desde que hizo acto de presencia en el escenario público Yoko Ono ha sido odiada, vilipendiada, señalada, discriminada, ignorada, agredida y disminuida, y aun más por el simple hecho de haber sido la mujer de John Lennon. Se le atribuye el rompimiento de la banda más famosa de la mitad del siglo XX “The Beatles”, de robar protagonismo, de “influenciar” a John Lennon, de impedir a toda costa que el cuarteto de Liverpool se reconciliara, de alejar a su marido de la música, y de manipularlo. Criticada por ser rebelde ( No ser el estereotipo de la mujer clásica), por seguir la locura de su marido, por exponer su cuerpo desnudo (que horror imperdonable) junto al de John en una portada de un disco, de cantar horrible (por Dios que atrevimiento), de participar en las obras de John (Doble Fantasy), por ser poco agraciada, por seguir a todas partes a su esposo, por romper el matrimonio de Lennon (quita maridos), por ser su musa, su compañera, su colega su igual.

Desde que John la conoció se convirtió en su sombra; fue su inspiración, su motivo, toda su atención recayó en ella. Artista de un arte que nadie comprendía, de ser innovadora, mujer inteligente, de tener una visión adelantada, compositora, escritora, cantante y cinematografa, artista conceptual, una mujer con una visión del mundo que le rodeaba diferente a su época, una mujer fuerte, así como le gustaban a John Lennon.

Yoko Ono ha sido y será incomprendida y esta percepción a pasado de generación en generación, pocos entienden su historia y su papel tan importante en la vida de John, el arte y de ella misma.

¿Pero quién es Yoko Ono?

sumerjámonos en una búsqueda de su historia.

Yoko Ono nació en Tokio allá por los años 30´s entre sacrificios y privilegios; de familia acomodada descendiente de un emperador del siglo IX. Sus padres de jóvenes eran muy reservados, su padre viajaba mucho por cuestiones de negocios y su madre tenía una actividad social muy activa así que Yoko, su hermana y hermano eran siempre cuidados por nanas, sintiéndose solos todo el tiempo.

Cuando Yoko tenía 8 años, el mundo que conocía estalló en guerra, Japón y EU se preparaban para un conflicto bélico, y entonces Japón atacó Pearl Harbor. (Los gringos jamás perdonaron este error).

El ataque a Pearl Harbor (Hawai) fue una ofensiva militar sorpresiva efectuada por la Armada Imperial Japonesa contra la base naval de los Estados Unidos en la mañana del domingo 7 de diciembre de 1941

En el país nipón los niños de la edad de Yoko eran obligados a trabajar en las fábricas de municiones, los padres de Yoko trataron de llevarse a sus hijos lejos pero no pudieron y su madre decidió quedarse en Tokio. Su padre fue apresado y llevado a un campo de concentración en Indonesia, Yoko tenia que cuidar a su hermana y hermano, pasaron de ser niños con privilegios a ser niños olvidados y hambrientos, con escasas probabilidades de sobrevivir y carentes de compasión, como muchos otros niños.

“Los campesinos no eran amables con los citadinos, nos lanzaban piedras y a menudo no teníamos que comer”. (Yoko Ono).

Yoko se convirtió en la proveedora, tenía que buscar comida para ella y sus hermanos, agradecida estuvo cuando un hombre le regalo un costalito de patatas ya casi echándose a perder.

“ Una noche de luna escuche acercarse a unos jóvenes y pensé que eso iba a ser peligroso, cargue a mi hermana y tome de la mano a mi hermano y subí al desván para escondernos, empezaron a buscarme y a gritar estaban ebrios y tenían en las manos palos o algo así, Yo sabía que eran peligrosos y esperaba que mi hermana no llorara porque teníamos que estar bien callados, fue un momento muy difícil.” (Yoko Ono).

Yoko Ono vivió en carne propia el horror de una guerra descarnada, sin piedad donde las victimas eran los niños como ella y sus hermanos, escondiéndose, con hambre desprotegidos sin saber que hacer o donde correr.

De pronto se vio como una madre para sus propios hermanos, y ella a su corta edad de 9 años sabía que tenía que ser fuerte o morirían. Proveedora, protectora, fuerte así sabia ella que tenia que ser.

Mientras tanto en Inglaterra pasaban por el bombardeo de las fuerzas alemanas, el puerto de Liverpool era vulnerable el 9 de Octubre del 1940, sí exactamente el día del nacimiento de John Lennon; el destino ya los tenía marcados.

Y entonces en Agosto de 1945 bombas nucleares destruyeron Iroshima y Nagasaki, obligando la rendición de Japón dejando a los habitantes con una sola idea férrea; la de sobrevivir. Yoko tendría 11 años.

Afortunadamente la familia Ono salió ilesa de semejante atrocidad, pero el horror de lo vivido y visto estaría en la mente de Yoko y se reflejaría en su arte para toda su vida.

Después de la guerra una inteligente joven; Yoko tenía un gran interés por las artes enfocadas en música clásica por lo que estudió piano. Cuando estuvo lista salió de Japón para ir a los E.U. a la prestigiosa universidad de Sarah Lawrence.

En contraste a los intereses clásicos, Yoko se encontró con una sociedad completamente diferente, en un ambiente Pop, donde se apoya la libre expresión y lo excéntrico. En contra de sus padres dejó la universidad y se adentro en el ambiente del Avant Garde donde se realzaba cine experimental; influenciados por el surrealismo, trataban de eliminar las cadenas del argumento a favor de un cine “purificado”; se buscaba decir cualquier cosa en un lenguaje característico del cine, por eso el interés por las técnicas y artificios cinematográficos. Asociados con dadaístas, cubistas y surrealistas, los directores de la a-g concebían al cine como un medio artístico en el sentido convencional.

Rápidamente Yoko se hizo de un nombre realizando exhibiciones y eventos, era miembro importante de un grupo de jóvenes músicos y escritores donde su afán era provocar reacciones e indignar a la gente, quería que su arte fuera interactivo.

Saltar de unas escaleras para sentirse volar, o tomar una lupa y buscar palabras poéticas en un lienzo blanco, o invitar a la audiencia a que con unas tijeras cortara trozos de su vestido, que aún  traía puesto, eran algunas de las muchas manifestaciones de su arte; expresando con éste último mencionado, la vulnerabilidad de la mujer ante los ojos prejuiciosos del mundo, tratando de ampliar el criterio de la gente invitándola a que participe y se involucre; era una obra arriesgadamente controversial.

Estando en Londres pasó a otra fase más arriesgada; con lienzos de lino cubrió los monumentos de la plaza y sacó el arte de los museos a la calle, algo totalmente inaudito que provocó escándalo; era algo sedicioso, pero la juventud de Inglaterra ya estaba experimentando algo revolucionario.

Cuatro jóvenes con cabello largo vestidos de traje y armados con instrumentos musicales que se hacían llamar “The Beatles”; con su modo de vestir impondrían moda a toda una generación que alucinaba y enloquecía por ellos.

The Bratles

En ese momento Yoko no sabía ni conocía quienes eran los cuatro fabulosos, no tenia ni idea de quien era John Lennon.

En la superficie John y Yoko eran tan diferentes como el día y la noche pero veían el mundo de la misma forma.

A mediados de los años 60´s The beatles estaba en su momento cúspide; los muy carismáticos provocaban un efecto liberador en la juventud; riqueza, fama y viajes; lo tenían todo. En contraste; Yoko se desenvolvía en un pequeño grupo selecto y John redefinía a la juventud en cada paso, esa era la vida de él; lograba todo lo que quería, mientras Yoko se alejaba de las tendencias pop, de lo “mainstream”, pero ambos eran artistas tratando de decir algo nuevo.

Entre la música de The Beatles y el arte de Yoko se enfocaba una nueva perspectiva.  

“Era la única que no se interesaba en las tendencias pop, cuando lo conocí no sabia como se llamaba ni quien era John Lennon”. (Yoko Ono).

Se conocieron en una exposición privada llamada 1966 de Yoko Ono en Londres y su encuentro fue electrizaste la unión de dos espíritus.

Hay una pintura en el techo y mi idea era que la gente subiera por una escalera muy larga hasta que pudiera llegar al techo y mirar la pintura y viera el SI, era la primera obra que John había visto (Yoko Ono) … Dije que si (John Lennon)…..  Y si dijera que no en lugar de si que ya no se molestaría en ver el resto de la exhibición entonces pensé, es otra persona que piensa como yo en ese sentido”. (Yoko Ono) y (John Lennon).

Mucha gente esperaba que finalizara esa relación y que solo fuera pasajera, al contrario John empezó a colaborar con las obras de arte conceptual de Yoko.

Continuara…

Publicación #12

Escrito por Guimelene

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s